Viajes

Refugios del otro lado del charco

Dos lugares diferentes con mucho en común: están a las afueras de Colonia del Sacramento,  los objetos de decoración  fueron especialmente elegidos en diferentes ferias  y mercados del mundo y son ambientes cálidos y acogedores. Los dos dan ganas de quedarse,  de que la pausa se extienda o, por lo menos, inspiran a la promesa de un pronto regreso. Mágicos e ideales para disfrutar de a dos.

 

Le Moment

Momentos nocturnos; ricos; de intercambio o de gula,  como «La Marchande » pequeño carrito vintage  estacionado en un rincón del jardín con bebidas, dulces o juegos como Pétanque o Tejo para complacer a franceses y latinos. Esta delicia de posada boutique, a  poco más de 10 km del centro de Colonia, fue diseñada pensando en instantes, en detalles y es, según sus propios dueños,  un pedacito de Francia en Uruguay.

Sylvaine y Bruno Chevalier desembarcaron en Colonia del Sacramento en 2015 y  en enero de 2016 inauguraron su posada.  Llegaron desde Francia siguiendo la intuición de su hijo mayor, Dimitri,  que estaba viviendo en Buenos Aires y cuando visitó Colonia les mandó una foto junto con un breve mensaje en el que decía  haber encontrado el lugar perfecto para sus padres.  Así, dejaron el viejo continente para plantar bandera en su nuevo hogar.

Los Chevalier llevaron adelante un hotel durante 15 años en Villefranche-Sur-Saône, cerca de Lyon.  Allí como en Colonia, Bruno se encargaba de la cocina y su mujer de recibir y atender a los huéspedes para que se sientan como en su casa.

Le Moment tiene ocho habitaciones con vista al río. Todas diferentes. La decoración es “à la française”. Los muebles  cruzaron el océano en un container para llegar hasta el Río de la Plata.  El restaurante está abierto al público aunque solamente con reserva previa. Clásicos como boeuf bourguignon o oeuf cocotte con fondue de poivrons – huevo en cazuela con reducción de morrones –  son algunas de las propuestas que prepara Bruno a quien le encanta cocinar porque… le encanta comer.  Pero también se basa en lo que encuentre en  el mercado o en  la huerta que tienen en el jardín, de donde salen además  las flores que visten las mesas y las habitaciones.

La Casa de los Limoneros

Todo empezó con unas pocas plantaciones de cítricos, o en realidad un poco antes, porque en 2001, el terreno ubicado en una zona rural a 9 km del centro de Colonia,  estaba ocupado por cardos y vacas. De a poco, llegaron los árboles, el verdísimo parque, la laguna con patos, la pileta y  la casa,  que no tenía ánimos de convertirse en casa de huéspedes y en la que, desde el principio, reinó el cuidado por los detalles y la delicada decoración. La caja registradora de principios del 1900 que está en el living, por ejemplo, fue comprada antes de empezar la construcción.

Una cosa llevó a la otra y en 2008, de forma natural, la casa que con sus techos de chapa y sus paredes pintadas a la cal evoca a las antiguas estaciones de tren inglesas, empezó a recibir gente.

Sus siete habitaciones fueron ambientadas con  muebles elegidos en la feria de Tristán Narvaja en Montevideo y en la feria de San Telmo en Buenos Aires.  Sus puertas (con un lado de madera que miraba a los guardias y otro de hierro que apuntaba a los prisioneros) son originales de la cárcel de Punta Carretas,  que funcionó en Montevideo hasta 1944, donde hoy funciona un shopping. Las cerámicas fueron especialmente diseñadas por el Taller Chape, marca registrada de Colonia.

La comida es gourmet,  natural, sabrosa, colorida pero, sobre todo, casera y hay menú vegetariano. Al mediodía se preparan platos frescos y livianos como ensaladas, sándwiches, brochettes y jugos de fruta.  A la noche la propuesta es un poco más elaborada. Todo sucede en la imponente mesa de madera que los huéspedes comparten en el comedor. Quienes prefieran intimidad, encontrarán otros espacios apartados en la casa.

El living, con algunos toques modernos, un piano y  dos chimeneas de piedra es el lugar ideal para dejar pasar el tiempo. A siete cuadras está la Arenisca, una playita angosta en la que reina la calma y hasta la que se puede llegar caminando o en bicicleta.

Más información

La Casa de los Limoneros. Carretera H. Mignone y camino Tomas Assandri, Colonia del Sacramento, Uruguay. Tel: +598 4523-1028. Gay friendly. www.lacasadeloslimoneros.com 

Le Moment Posada Boutique
San Pedro. Ruta 21, km 186. Colonia del Sacramento, Uruguay. Tel: +598 4520 2404. hard rock casino collapse